Fotos

Photographer's Note


~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Gloria Fuertes me contó este cuento ....


"Iba una jirafa por la espesa selva,
alta, elegante y bella, ella.
Acompañada de un ciervecillo joven, que aún no tenía cuernos y se había perdido de sus padres.
La jirafa se encontró un cofre de madera,
junto a una palmera.
-¿Qué será esto? ¿Aquí que habrá? ¿Qué habrá?
-¡Abra y lo sabrá!
La jirafa, abrió el cofre-caja con una pata y...
-¡Ahí va! ¡Es un tesoro! ¡El tesoro de oro del moro! ¡Cientos de collares!
¡Collares de piedras preciosas, diamantes, brillantes y perlas como melones...
La jirafa se puso todos los collares y, presumida y coqueta, se miró en el espejo de las aguas del lago y le dijo:
-Lago mágico, dime; ¿hay otro animal en la selva más bello que yo?
El lago, como es natural, no contestó.
¡Soy bellísima! ¡Soy bellísima! -decía la jirafa excitadísima-, y se inclinó para beber agua, y al terminar de beber... ¡Ay, hay que ver...
No podía levantar el cuello por el peso de los collares y se quedó paralizada como una estatua, sin poder andar, sin poder levantar la cabeza...
-¡Ay que me deslomo, me desmorro y ahora... ¿Cómo como?

(Las jirafas tienen el cuello tan largo, porque sólo comen las altas ramas de los árboles, estirando el cuello que Dios les dio.)

La jirafa coqueta intentó andar y la pata derecha se le encogió de un calambrazo y se quedó como un trípode sin fotógrafo. Cojeando se apoyó en una palmera para no caerse.
La jirafa coqueta y alhajada, empezó a llorar por primera vez.
-¡Ahí está, muchachos!, -gritó el pirata Mofeta a sus compañeros.
-¿El qué está?
-¡El tesoro!
-¿Dónde?
-En el cuello de esa jirafa.
-¡Uy, qué cuello de oro! ¡Qué porta-anginas millonaria! ¡Hay que matarla!
-No, no seas bruto Sisebuto. No hay que matarla, además nos daría mala suerte. Recordad que no hemos venido a matar, sino a robar, que es otro verbo más humano.
-Entonces... ¿Disparamos los dardos para dormirla?
-Eso sí. ¡Preparados! ¡Disparad a la cabeza! ¡Ya!
-Oiga, jefe. ¿Por qué a la cabeza? La tiene tan pequeñita, que es difícil no dejarla tuerta. ¿Disparamos al cuerpo?
-¡No, he dicho que a la cabeza y aquí mando yo!
-¡Pum! ¡Pum! ¡Pum!
-Como si nada. Esta Jirafa no se duerme ni con nanas...
-¡Pum! ¡Pum!
-No queda más anestesia jefe. ¿La dormimos a garrotazos?
-No seas bruto, Sisebuto -dijo el Mofeta.
El grupo de los cuatro hombres compuesto por el Mofeta, Sisebuto, el Peludo y el Lirio, que no eran ni cazadores, ni exploradores, sino piratas modernos, se empezaron a poner nerviosos. Caía la noche y no caía la jirafa.

* * *

-Hay que hacer algo -dijo el Mofeta.
-Hay que quitarle los collares como sea.
-¿Cómo?
-Trepando rabo arriba hasta el lomo, y cabalgando lomo arriba hasta el cuello.
-¿Y quién la alcanza el rabo si casi no tiene, criatura, y además, el rabo está a seis metros de altura?
-¡Pues..., patas arriba!
-No es posible, Mofeta, trepar patas arriba por esa piel sedosa, se escurre uno, y además si se lía a dar coces, ¿qué?
-No digo que trepéis patas arriba, digo que pongáis al bicho patas arriba y unos la sujetamos y otros la desjoyan...
Dos horas tardaron en derribar a la jirafa.
Les costó más trabajo que volcar un autobús.
A la pobre jirafa le dolían todos los huesos, pero ella sólo sentía el largo dolor de sus cuatro metros de garganta hinchada, y de sus cuatro metros de anginas, aprisionadas por los collares.
Aunque la jirafa, ya echada sobre el suelo, se estaba quieta, la ataron el hocico y las patas para mayor seguridad y con tenazas y alicates empezaron a arrancarle los collares.
-¡Cuidado! ¡A ver si nos da un cuellazo! -dijo Sisebuto.
-No está para ello. ¿No ves que no puede mover el cuello? -contestó Mofeta.
-¡Jolines delfines! ¡Lo que hay que trabajar por no querer trabajar! -suspiró el Lirio.

* * *

Toda la noche trabajaron sudorosos a la luz de la luna, que hacía brillar a los brillantes como pequeñas estrellas sobre la hierba.
Terminada la operación-robo, desataron a la jirafa,
guardaron los collares preciosos,
en un saco horroroso,
y emprendieron el camino a través de la selva.
Llevaban andando un par de horas, cuando de pronto Sisebuto se desmandó, sacó su revólver oxidado y gritó enloquecido:
-¡Arriba los monos! ¡Arriba los monos!
Mofeta y los otros dos piratas, se pararon, con los brazos en alto, asustados, temiendo ser traicionados por Sisebuto.
-¡He dicho arriba los monos!
Todos los monos que andaban jugando por el suelo, saltaron arriba de los árboles.
-¡Vaya susto, me tiembla el busto!
-Eres un bruto, Sisebuto. Te habíamos entendido: ¡Arriba las manos!
-Perdonad colegas, es que los monos me ponen los nervios nerviosos.

* * *

Los cuatro piratas siguieron caminando, caminando...
Iban muertos de sueño, sin dormir.
Iban muertos de hambre, sin comer.
Iban millonarios, sin botas. Iban millonarios, pero parecían pobres pobres, hambrientos y no se podían hacer un bocadillo de perlas y brillantes, porque ni siquiera tenían pan.

* * *

Así, la banda de el Mofeta, ya dueños del gran tesoro, seguían andando andando, descalzos, medio desnudos, sedientos, hambrientos, camino del embarcadero del río Grande, que estaba aún a cien kilómetros de distancia, a unos diez días sin dejar de andar...
No sé si llegaron al río, porque los perdí de vista. Regresé a donde dejaron a la jirafa y..., allí estaba el animalito. Se había puesto en pie, mordisqueaba las hojitas tiernas de lo alto de la palmera.
Tenía pequeñas heridas en el cuello. Y aunque es muy difícil notar cuando una jirafa está alegre, yo lo noté: la jirafa estaba feliz.
Y también la oí que decía muy bajito:
-¡Qué buena gente hay en el mundo!
Esos hombres me han salvado.
¡Qué bien se vive sin joyas!"

~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Foto que saqué en el Zoo de Madrid ...

Un saludo.

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Crispilandia, jhm, josepmarin, Charo, danos, ciakgiak, bukitgolfb301, sacimar ha puntuado esta nota como útil.

Photo Information
Viewed: 2105
Points: 38
Additional Photos by Francisco Romero Cid (quillo) Gold Star Critiquer/Gold Star Workshop Editor/Gold Note Writer [C: 2087 W: 415 N: 1878] (11858)
View More Pictures
explore TREKEARTH